La propuesta de #54Bares para la Richmond y para renovar la vigencia de los bares notables

Vista del salón de la confitería Richmond. Foto: María Paula Pia.

En marzo de 2010 nos reunimos un puñado de voluntades para compartir un café en el Tortoni. Era una convocatoria informal, que utilizó a Twitter como única forma de contacto, y que tenía varias ideas confluyentes: disfrutar de un grupo de pertenencia -así sea por única vez-, rendir homenaje a los bares tan hermosos que tenemos en la ciudad, apreciar y relajarnos en el clima cálido que nos ofrece el Tortoni cada vez que vamos, pero también había otras intenciones: queríamos saber si había quórum para hacer una reunión semanal, y en un año y semanas conocer todos los bares notables de la ciudad, muchos de los cuales -alejados del centro y los circuitos barriales por los que cada uno de nosotros acostumbra a circular- no hubiéramos podido conocer si no creáamos una excusa.

Y una de las intenciones que teníamos era concurrir a esos lugares que a veces están olvidados, y que los recordamos cuando aparecen noticias de cierres, ventas o directamente demoliciones de edificios. Nuestra primera inquietud en esos casos es saber cuándo fue la última vez que estuvimos en esos lugares. Si no los frecuentamos, si no los incluimos como lugar de reuniones laborales y personales, mal podemos llorar después.

Hoy la noticia del cierre de la Confitería Richmond sacude a muchos porteños. En mis trámites céntricos pasé por varios bares notables, en algunos entré y conté la noticia, y entre los encargados y dueños se la contaban, azorados. Y algunos me dejaron en claro que podrían ser los próximos.

Por eso, desde este humilde lugar -sin forma legal ni intereses creados- queremos elevar la siguiente propuesta para consideración del gobierno porteño, de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires y de los dueños, socios y empresas propietarias de los distintos bares notables.

Nuestra lectura de la situación, es que existen algunos bares históricos que se encuentran en crisis por muchos motivos, pero en muchos el común denominador es la complicación para sostener un negocio rentable. Así, las ofertas para quienes son propietarios de terrenos en zonas que el boom inmobiliario colocó en valores elevados, resulta difícil de resistir aún para quienes aman el negocio que gestionan, porque llevan haciéndolo en muchos más de 50 años. Si el negocio no les funciona de manera excelente, sin dudas es una realidad difícil de sostener. Entonces, proponemos ayudar a esos comercios con ideas y gestión, con inversiones -si fueran necesarias-, pero no aportadas por el Estado ni porteño ni Nacional, sino por inversiones genuinas de grupos emprearios dispuestos a administrar marcas que de sólo mencionarlas convocan. Para nosotros, el modelo a seguir es el de Las Violetas, el de Los Angelitos, el de La Poesía, lugares que fueron rescatados y renovados, cada uno en su estilo y propuesta, y que lograron ser excelentes negocios para sus dueños.

Queremos ayudar, ojalá los dueños de los bares lo permitan, ojalá las autoridades ejecutivas y legislativas de la ciudad nos acompañen.

Be Sociable, Share!

Comments

comments

4 Comments:

  • by flavia muzlera Aug 10/2011

    debemos mantener y respetar los lugares que nos dan identidad como nacion, no es posible que no tengamos memoria de los sitios que formaron parte de nuestra historia. asi es como se pierde parte de nuestro patrimonio arquitectonico sin que nadie sin inmute o tome alguna decision. NO!!! AL CIERRE DE LA RICHMOND!!!


  • by Poeta JUAN CARLOS MAIDANA Aug 12/2011

    Es lamentable que muchos corazones mercantilistas no tengan sensibilidad ni respeto por los lugares en donde se escribieron muchas paginas de la historia cultural de Buenos Aires, no hay que permitir que los insensibles e irrespeduosos mercantilistas destruyan los lugares del Patrimonio Cultural de los porteños, ejemplo: CONTITERIA RICHMOND.

    Atte.

    CIUDADANO
    Juan Carlos MAIDANA
    http://www.poetamaidana.com.ar
    12/08/2011.


  • by María Alejandra Aug 17/2011

    Me parece que de todo se acuerdan tarde. ¿Cuántos de los que ahora estan protestando frente a la richmond, son habitues de el Bar? Se la pasan tomando café en Starbucks porque son más cool.
    Mil veces he pasado por la Richmond y era triste ver para el interior. Prendían 3 arañas de todas las que había. Todo en penumbras pero ademas dentro, casi nadie. Ahora que el dueño ya no pudo sostener este negocio, que gracias a que los porteños no consumián ahí, tiene que cerrar.
    Hay que cambiar de mentalidad, más alla de el puro edificio.

    Quiero recordar el estado en que se encuentra el edificio de la Confitería el Molino.
    Café de los Angelitos, que se demolió completamente y se hizo de nuevo, no teniendo ni la mínima similitud con el original, además de sus precios prohibitivos para cualquier ciudadano común. Todo pensado en el turismo a los que el cambio les favorece. Ellos si disfrutan de los Bares remodelados!


  • by La Richmond, otro café notable en peligro de extinción : FFRecoleta Oct 23/2011

    […] dichos espacios. La intención, más allá de la difusión en las redes sociales, es presentar una propuesta en la Legislatura porteña para que los lugares tradicionales dejen de estar en peligro de […]


Leave a Reply