Un año sin la Richmond

Vista del salón principal de la Richmond, en agosto de 2011. Foto: María Paula Pia.

El 15 de agosto de 2011 Buenos Aires amanecía con una triste noticia: había cerrado la legendaria Confitería Richmond. A un año de esa situación, el local sigue cerrado al público y en el lugar no se pueden desarrollar otros negocios por orden judicial. Si bien la medida es positiva para proteger el espacio que perteneció a la Richmond, no alcanza para dar una solución, con lo cual desde nuestro lugar ciudadano instamos a los nuevos dueños de la empresa a que reciban distintos planes para conciliar los nuevos destinos comerciales del lugar con la permanencia de la Confitería Richmond aunque fuera en parte del inmueble.

Desde #54Bares nos hubiera gustado celebrar un nuevo aniversario de la confitería Richmond, pero tenemos que lamentar que luego del cierre de la confitería Richmond, no hubo señales que indiquen la posibilidad de su reapertura. El establecimiento histórico que forma parte de los Bares Notables de la Ciudad de Buenos Aires, según la ley 35 sancionada por la Legislatura porteña en 1998.

Fundada en 1917, la Richmond cerró sus puertas en 2011, a pesar de ser considerada Patrimonio Cultural de la ciudad. Por sus mesas compartieron cafés Jorge Luis Borges, Leopoldo Marechal, Baldomero Fernández Moreno, Horacio Quiroga, y hasta Graham Greene, quien mencionó la confitería en El Cónsul Honorario, entre tantas otras personalidades de la cultura argentina y mundial.

Este año otro bar notable cerró sus puertas en el verano y no volvió a abrir hasta el momento: el Petit Colon, ubicado en la esquina de Libertad y Lavalle. Las autoridades del gobierno de la ciudad son parte responsable del destino de los demás bares notables de la ciudad, y sería muy positivo encontrarlos con una más activa participación en la preservación del Patrimonio Socio Cultural de los porteños.

En virtud de estos sucesos, cobra particular importancia realizar un censo para conocer la situación de cada bar notable, para a partir de esa información evaluar las medidas que pueden tomarse para colaborar con los distintos comercios.

Be Sociable, Share!

Comments

comments

1 Comments:

  • by Iván Leonel Dawidowski Aug 15/2012

    Es imposible pasar por el frente de la Richmond sin sentir un nudo en el cuore, por el dolor de verla apagada de esa forma. Es increíble tener que concluir que la Ley sola no basta si no tenemos a una sociedad que la acompañe en su cumplimiento (Estado, empresarios, ciudadanos).
    Desde acá acompaño con el deseo de que la Richmond recupere su esplendor, y que se pueda frenar este cierre de locales que no sólo albergan cafés y clientes, sino también recuerdos, emociones e historias que hacen a la Ciudad.